Nace la Lista Azul y Blanca como una nueva fuerza integrada por abogados independientes y pluralistas, nutrida de diversos sectores e ideologías, con la fuerte e inequívoca convicción de llevar la bandera de la Justicia y la equidad como valores superadores. Buscando la excelencia profesional, mediante servicios de formación de gran jerarquía académica para nuestros Matriculados y el acompañamiento constante al de Colega.

Así es que con la conducción de la Dra. Adriana Coliqueo se impulsó la ley que creó finalmente el Departamento Judicial de Avellaneda – Lanús y ante incansables gestiones finalmente la SCBA reglamentó su funcionamiento.

La creación y puesta en funcionamiento del flamante Departamento Judicial, lógicamente llevaba aparejada la creación del Colegio de Abogados local, que agrupara a los colegas de la zona, y a todos aquellos que quisieran sumarse a la propuesta que ya se venía esbozando.

Los tiempos de transición fueron difíciles, llenos de trabajo y desafíos continuos, hasta que llegó finalmente el jueves 8 de mayo de 2014, que marcaría para siempre un hito en la historia de los partidos de Avellaneda y Lanús, llevándose a cabo el escrutinio fundacional de éste Colegio de Abogados de Avellaneda – Lanús, elección ésta que consagraría como presidenta a la Dra. Adriana Coliqueo, convirtiéndola de ese modo en la primera presidente mujer fundadora de un Colegio de Abogados.

El comienzo no fue fácil, los recursos eran escasos, y el espacio en el centro de mediación ubicado en Carlos Gardel 54, resultaba exiguo para desarrollar la actividad Colegial, pero el esfuerzo y la tenacidad valieron la pena.

Pues aún en el marco de dicha austeridad, fueron realizadas en el ámbito académico: Jornadas de derecho laboral, procesal civil, defensa al consumidor, derecho de familia, talleres de práctica profesional, derecho procesal penal, aspectos prácticos del proceso laboral, iniciación profesional, dos congresos de actualización del Código Civil y Comercial de la Nación  en sede de la Universidad Nacional de Lanús y la Universidad Nacional de Avellaneda -a la que concurrieron más de 500 abogados- y el curso de capacitación para abogado del niño.

También debe resaltarse el rol social brindado por el Colegio, cuyo consultorio jurídico ha atendido a la fecha a más de ochocientas personas, agregándose un día más de atención debido a la demanda de los consultantes y proyectándose además en consonancia con ésta actividad, la suscripción de un convenio con el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires para asistencia de la víctima, contando con un Registro de Abogados de la Victima de 30 colegas que se encuentran en pleno proceso de capacitación.

Hoy, habiendo promediado recientemente el primer año de gestión, ya podemos contar una flamante sede a la altura de las necesidades de los matriculados, cuyo número ha ascendido de los que integraban el Colegio inicialmente superando los 1000, con más de 100 que juraron por primera vez ante ésta Institución en miras de un Colegio que sin lugar a dudas será un modelo de gestión, fruto de la añoranza de quienes creyeron en éste proyecto.